Página

PREGUNTAS FRECUENTES

Estas son algunas de las preguntas que madres y padres se repiten y las respuestas

  • ¿Que hacemos?
  • ¿Como lo hacemos?
  • ¿Cuál es nuestra experiencia?
  • ¿Cuando intervenimos?
  • ¿Y le duele?
  • ¿Pueden sangrar?
  • ¿Podrá mamar cuando se le corte?
¿Que hacemos?

Cuando la lactancia materna se ha ido incrementando y cada vez son mas las madres que intentan amamantar, los sanitarios concienciados y los grupos de apoyo han empezado a generar información de como hacerlo y como ayudar a las madres. Los Grupos de Apoyo a la Lactancia han sido un pedestal fundamental en que muchas madres logren amamantar.

A pesar de este apoyo e información algunas madres no lograban la lactancia exitosa y en algunas investigaciones se reflejo algo que nuestras bisabuelas y abuelas sabían: Cuando la lengua está fijada a la mandíbula no se puede tragar y mamar adecuadamente.

En Inglaterra movido por las matronas se iniciaron de nuevo las técnicas para cortar el frenillo lingual corto.

Cuando hay dificultades con la lactancia y se han mejorado la técnica y eliminado otros aspectos que dificultan amamantar, hay que valorar el frenillo sublingual por si existe anquiloglosia.

Eso es lo que hacemos desde esta web.

¿Como lo hacemos?

Cuando un bebé con su madre acude a que valoremos las dificultades que tiene en amamantar, lo primero que hacemos es explicar el origen multi-factorial de sus dificultades y damos solución a cada una de ellas por separado: Falta de leche, dolor en el pezón y en los pechos, grietas, sangrado, mastitis, etc…….

Cuando la mayor parte de factores esta estudiado y superado, valoramos la existencia de frenillo sublingual y si genera anquiloglosia.

Si es así mediante métodos diagnósticos adecuados, se propone la intervención y si están de acuerdo se realiza la intervención

¿Cuál es nuestra experiencia?

Desde hace 30 años estamos trabajando en lactancia. Hace 15 años viendo las publicaciones de grupos en Inglaterra iniciamos las derivaciones de bebés con anquiloglosia a los servicios de Cirugía donde en ocasiones realizaban la intervención. En poco tiempo aprendimos a realizar esta cirugía menor y en estos momentos llevamos realizadas mas de 3500 frenectomías en bebés valorados previamente mediante los test diagnósticos oportunos. Hemos organizado talleres de formación y presentaciones a congresos de pediatría sobre el tema.

¿Cuando intervenimos?

La intervención quirúrgica de la anquiloglosia para la lactancia se realiza cuando tras aplicar todos los mecanismos de ayuda y apoyo a la lactancia realizamos la valoración de la anquiloglosia mediante los test diagnósticos oportunos y estos nos dan resultados positivos. Una vez hecho el diagnóstico cuanto antes se interviene mejor.

¿Y le duele?

A todos los bebés les aplicamos antes de la intervención anestesia tópica. Algunos bebés lloran con mayor o menor intensidad por el hecho de estar sujetos y con personas moviendo y sujetando su boca y lengua que por el dolor físico que provoca la intervención en si. El anestésico tópico tiene mal sabor y los bebés lloran mas al aplicar la anestesia que cuando realizamos la cirugía. Algunos bebés no lloran y otros lo hacen desconsoladamente dependiendo de sus características propias.

¿Pueden sangrar?

Cuando se realiza un corte en cualquier parte del cuerpo puede sangrar. Bajo la lengua, también.

La porción existente bajo la lengua esta poco vascularizada  y el sangrado suele ser muy pequeño.  Con presión ligera con gasas en pocos minutos ha dejado de sangrar.

Que el niño coma rápidamente es una maniobra que hace que deje de sangrar rápidamente por la presión que el mismo niño hace con la lengua. En ocasiones al mamar precozmente puede alarmar a los padres ver leche en la boca del bebé con ligero enrojecimiento que siendo aparatoso no es importante

En la mayoría de las intervenciones con una gasa para presionar y limpiar es suficiente. Sangran poco. Si con esto no es suficiente se aplican sustancias que ayudan a parar el sangrado. Si aplicando estas medidas sigue sangrando se realiza una sutura quirúrgica.

En nuestra experiencia, de las más 3500 intervenciones realizadas, en dos ocasiones se ha requerido realizar sutura quirúrgica por un sangrado que no cedió a las medidas médicas aplicadas adecuadamente.

¿Podrá mamar cuando se le corte?

Es recomendable que el bebé coma justo tras la intervención.

Esto ayuda a que sangre menos y a que el mismo hecho de mamar lo tranquilice y relaje.

Recomendamos que los bebés acudan a la intervención con hambre es decir una hora y media o dos sin haber comido.  Esta recomendación permite que el bebé se prenda rápidamente al pecho o al biberón en su caso ayudando de esta forma con la hemostasia y teniendo así un menor sangrado.

REFLEXIÓN

Después de muchos años ignorando la anquiloglosia, por fin tenemos unas herramientas y una información valida para realizar el diagnostico adecuado y plantear el tratamiento oportuno.

Acreditada de Interés Sanitario

Copyright elfrenillolingual.com